Disfunción craneomandibular (DCM) ¿qué es, qué causas tiene y cómo se trata?

El dentista describe las disfunciones de la masticación como DCM o disfunciones craneomandibulares, que pueden afectar los dientes, las articulaciones de la mandíbula y los músculos masticadores, así como el control neurofisiológico del sistema masticatorio.

Es un mal funcionamiento (disfunción) entre el cráneo (cráneo) y la mandíbula inferior (mandíbula) con efectos patógenos en la salud general.

DCM = Disfunción craneomandibular:

  • Disfunción = mal funcionamiento
  • Cráneo = cráneo
  • Mandíbula = mandíbula inferior

Por muy diversas que sean las causas de las disfunciones craneomandibulares, los síntomas de la DCM que se producen también lo son. Estos pueden ocurrir en casi todas las regiones del cuerpo y, por lo tanto, requieren una cooperación interdisciplinaria entre todas las disciplinas médicas y terapéuticas en el diagnóstico y la terapia de la DCM .

DCM desde una perspectiva dental

Los expertos de la Clínica Dental Santa Clara de Asís nos explican cómo se genera la aparición de DCM en dos casos:

1. Función de masticación saludable

En el sistema masticatorio tranquilo, los dientes, las articulaciones bilaterales de la mandíbula y los músculos masticadores, así como el control neurofisiológico de los movimientos masticatorios, forman una unidad armoniosa. Con la boca cerrada en la llamada “mordida final” es donde los dientes de la mandíbula superior e inferior se enlazan como un engranaje, de modo que cada diente encuentra contacto sin interrupciones en las cúspides y fisuras del diente opuesto. Al mismo tiempo, las estructuras de las articulaciones de la mandíbula están en una posición fisiológica, los músculos masticadores están relajados al máximo y la actividad neuromuscular está en un nivel bajo.

Los procesos del aparato masticatorio están coordinados en el sistema nervioso central. Allí se aprenden y programan los procesos funcionales desde la primera infancia para que los dientes y las articulaciones de la mandíbula «encajen».

Si los grupos de músculos que abren y cierran la mandíbula inferior (transportadores y retractores) están relajados al máximo, se supone que las dos articulaciones de la mandíbula también se encuentran en la condición de “centricidad fisiológica” o “posición cero”. El contacto máximo y armonioso de los dientes en la mordida final (oclusión) y la posición fisiológica de la articulación de la mandíbula sólo se consiguen si no existen alteraciones de la función masticatoria. La odontología funcional considera que el sistema masticatorio está sano cuando la biomecánica de los dientes, la relación posicional de los maxilares entre sí y los procesos neuromusculares no se alteran.

2. Función de masticación deteriorada

Sin embargo, si los procesos armoniosos del sistema masticatorio se alteran en un lugar, los músculos implicados reaccionan con hiperactividad o tensión para adaptarse o compensar la alteración. Por ejemplo, las desalineaciones de los dientes (u oclusión alterada) son percibidas por el sistema nervioso central como contactos de interferencia y responden a una interacción alterada, es decir hiperactiva, de los músculos individuales (igual a falta de coordinación). Esta tensión muscular ya no coordinada e incontrolada puede provocar, por ejemplo, dolores de cabeza y faciales.

En el lado del contacto de interferencia, la articulación de la mandíbula se «separa» y en el lado opuesto se «comprime», es decir, el dolor y la incomodidad se producen muy a menudo en la articulación comprimida, es decir, en la articulación opuesta. lado del contacto de interferencia. Esto puede provocar zumbidos en los oídos o tinnitus.

Causas de la DCM desde una perspectiva dental

La base de la disfunción de la masticación es una tensión masiva en los músculos de la masticación, la cabeza y la cara.

Desde una perspectiva odontológica, estas tensiones son causadas principalmente por trastornos de oclusión y/o estrés psicoemocional .

Ambas causas son factores de riesgo de trastornos físicos comunes porque provocan tensión en los músculos implicados en el sistema masticatorio, lo que a su vez puede desencadenar síntomas complejos, con daño y dolor en los dientes, las articulaciones de la mandíbula, la cara, la cabeza o el cuello, pero también en la zona del cuello. Soporte y sistema musculoesquelético, hombro, pelvis y espalda.

Porque la posición de la mandíbula no sólo influye en la posición de la cabeza, sino también en toda la postura del cuerpo. Incluso las desviaciones mínimas de la forma armoniosa de los dientes y de la posición de la articulación de la mandíbula pueden provocar problemas posturales dolorosos debido a la inclinación de la pelvis.

Las dentaduras postizas mal ajustadas, las dentaduras postizas tambaleantes o un implante dental mal colocado también pueden interferir con la disfunción de la masticación con diversas molestias físicas. La abrasión dental tiene un efecto especialmente grave sobre la funcionalidad de la dentición cuando los dientes de la mandíbula superior e inferior están muy desgastados y, en ocasiones, acortados varios milímetros. Esto se debe a que se pierden las formas fisiológicas de los dientes, así como el entrelazado armonioso de los dientes y, con ello, la “mordida correcta”.

Incluso un estrés mental elevado por sí solo puede manifestarse como rechinar de dientes/bruxismo, en su mayoría inconsciente , y provocar daños enormes en el aparato masticatorio debido a la tensión muscular. Esto es comprensible si se tiene en cuenta que puede producirse una fuerza de masticación de 400 a 800 N en el centro de masticación debido al apriete y rechinamiento nocturno que dura entre 15 y 20 minutos.

Tiene consecuencias especialmente fatales cuando el factor estrés se suma a una “mordida incorrecta”, porque a menudo es sólo entonces cuando se sobrecarga el sistema neuromuscular, lo que provoca dolor y molestias en los dientes, las articulaciones de la mandíbula y los músculos. Esto provoca dolores de cabeza, dolores faciales, dolores de oído y tinnitus, pero también tensión en los músculos del cuello, los hombros y la espalda.

¿Cómo diagnostica la DCM el dentista?

En la terapia funcional dental, el foco del diagnóstico y la terapia son las interferencias dentales causadas por rechinar los dientes, defectos dentales o espacios entre los dientes. Para diagnosticar la DCM, el dentista realiza un análisis funcional clínico, manual e instrumental y suele elaborar un “breve informe clínico sobre el riesgo de DCM” para cada paciente con sospecha de disfunción masticatoria. Este informe contiene información importante sobre posibles restricciones en la apertura de la boca, molestias y dolores al mover la mandíbula, ruidos articulares y datos sobre la simetría de los músculos masticadores, así como una comprobación de si es posible realizar la mordida final sin restricciones ni dolor.

Esta breve prueba tiene como objetivo evaluar el riesgo funcional de la masticación y sirve como base para futuros procedimientos dentales y, si es necesario, para la participación de otras disciplinas médicas y terapeutas en el tratamiento.

¿Cómo trata el dentista la DCM?

El objetivo de la terapia CMD con un especialista en diagnóstico funcional es mantener el funcionamiento a largo plazo del órgano masticatorio y lograr la «recoordinación» del sistema neuromuscular. El tratamiento se realiza normalmente mediante el uso de férulas de mordida ajustadas. El objetivo principal de toda terapia con férulas es la relajación neuromuscular del sistema masticatorio y, sobre esta base, garantizar una mordida uniforme de todos los dientes.

También se recomiendan todas las medidas que contribuyan a la relajación muscular y a la armonización del control neuromuscular. Para conseguir la relajación física y mental se recurre a la fisioterapia, la relajación muscular progresiva de Jacobson o tratamientos psicoterapéuticos.

Si el tratamiento previo con férulas de oclusión y las medidas complementarias tienen éxito, se pueden iniciar otras medidas, por ejemplo eliminando interferencias, restaurando dientes dañados, reemplazando empastes o coronas mal ajustadas o rellenando espacios en los dientes, por ejemplo con un implante.

El tratamiento temprano es importante porque las disfunciones del sistema masticatorio continúan progresando con tensión en las articulaciones de la mandíbula, lo que empeora significativamente las perspectivas de recuperación.

¿Qué otros factores pueden desencadenar la DCM?

Una amplia variedad de factores pueden desencadenar trastornos neuromusculares con tensión muscular, que luego se manifiestan como disfunciones en el sistema masticatorio.

Entre ellos se incluyen el estrés y otras causas psicológicas, problemas ortopédicos, influencias hormonales, enfermedades neurológicas, trastornos metabólicos y mucho más.

Algunos factores pueden ser el único desencadenante o sólo en combinación con varios otros que causan síntomas. A menudo, el cuerpo puede compensar los factores de riesgo existentes de DCM durante mucho tiempo sin causar ningún síntoma. Sin embargo, si además hay mucho estrés o contacto con los dientes, por ejemplo debido a una nueva dentadura postiza, puede aparecer DCM y los síntomas asociados.

Esto hace que la colaboración interdisciplinaria en el diagnóstico y tratamiento de la DCM sea aún más importante.

En principio, si se sospecha de DCM, no sólo deberían intervenir los dentistas especialistas, sino también médicos y terapeutas de todas las disciplinas, ya que los diversos síntomas se extienden a casi todas las áreas médicas. Los médicos DCM clásicos son otorrinolaringólogos y ortopedistas; algunos para aclarar el dolor de oído, mareos y tinnitus; los demás, para aclarar dolores musculares, tensiones, problemas de columna y pélvicos.

Ortodoncistas, radiólogos, neurólogos y psicólogos, así como fisioterapeutas, médicos alternativos y osteópatas también forman parte de una cooperación interdisciplinaria para evitar un «punto ciego» en el diagnóstico y la terapia.

Mas comentados

No te detengas aquí

Más para explorar