Acceder a la universidad después de los 25 años.

Algunos de nosotros, cuando terminamos el instituto, nos incorporamos al mercado laboral. Pasado el tiempo, decidimos matricularnos en la universidad, costeándonos los estudios con nuestros ingresos. En estos casos es frecuente que tengamos que aprobar un examen parecido a las E.B.A.U., la antigua selectividad.

Dice la Generalitat de Cataluña que la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 años la deberán superar todos aquellos alumnos mayores de esa edad que en su día no realizaron o aprobaron las P.A.U. (Pruebas de Acceso a la Universidad), o un examen similar, los que no tienen titulación universitaria, ni están en posesión de un título de técnico superior de formación profesional, de artes plásticas o de deportes. Si este es el caso, no es necesario realizar ninguna prueba.

Amparo, cuando terminó el instituto, se puso a trabajar en un Centro Comercial. En casa no había mucho dinero y no se podían permitir que ella estudiara una carrera. Pasó el tiempo, se emparejó con su novio y tuvieron una niña. Cuando la niña tenía 10 años, a Amparo se le ocurrió matricularse en Historia del Arte. En la pareja, los dos trabajaban, y la niña ya tenía cierta autonomía. La carrera de Historia del Arte, en un principio, no tenía ninguna utilidad para el trabajo que desempeñaba Amparo, pero era un tema que le apasionaba. Matricularse en la universidad y sacarse la carrera mientras continuaba trabajando era un reto para ella. Quería demostrarse a sí misma que era capaz de conseguirlo. Lo primero que tuvo que hacer es presentarse a las pruebas de acceso para mayores de 25 años. Para ella fue un entrenamiento. Desempolvar las asignaturas que estudiaba 15 años atrás, cuando era una adolescente.

Vicente era un friki de la informática antes de que internet se hiciera popular. Estando en el instituto ya programaba en Jaba y otros lenguajes informáticos. A través de contactos familiares, algunas pequeñas empresas le contrataron para que les llevaran los ordenadores. Trabajaba de informático sin necesidad de haberse sacado la carrera. Hubo un momento en el que notó que profesionalmente no podía avanzar. Las empresas contrataban antes a un programador con la licenciatura universitaria que a un informático autodidacta que solo tenía el bachillerato. Decidió entonces matricularse por la UNED. Tenía que sacarse la prueba de acceso, en su día ni siquiera se presentó a la E.B.A.U. A Vicente le apasionaba la informática, y no le costaba nada estar al día de los avances en el sector, pero digamos que el resto de asignaturas se le atragantaban un poco. Llevaba bastantes años sin estudiar, para presentarse al examen de acceso para mayores de 25 años necesitaría ayuda.

Vicente vive en el barrio de Estrecho, en Madrid. Investigando por internet buscó algún centro que le ayudara a prepararse las pruebas. El que más le convenció fue El Centro universitario San Bernardo, una academia de orientación pedagógica, ubicada cerca de la Puerta del Sol, que lleva más de 50 años preparando alumnos para superar este tipo de pruebas. Vicente me comenta que le costó más aprobar el examen de acceso a la universidad que sacarse la carrera de informática por la UNED.

En qué consiste la prueba de acceso para mayores de 25 años.

Se trata de un grupo de exámenes que se suelen realizar en instalaciones universitarias públicas en fecha y lugar anunciado. Consta de dos fases, una fase general, con exámenes comunes a todos los estudiantes, y una fase específica relacionada con el tipo de carrera que se pretende cursar.

  • Fase 1.

Consta de tres exámenes: Un comentario de texto, un examen sobre lengua castellana y un examen de lengua extranjera. (En las que existen las opciones de inglés, francés, italiano y portugués.) En las comunidades autónomas con lengua cooficial, como en Cataluña, se añade un cuarto examen en lengua catalana.

  • Fase 2.

Consta de dos exámenes sobre materias relativas al área de conocimiento al que pertenece la carrera que se desea cursar. En Cataluña existen 5 áreas y el estudiante deberá inscribirse en al menos una de ellas. Cada área tiene unas asignaturas específicas. El área de Artes y humanidades incluye las materias de Filosofía, Historia, Historia del Arte, Literatura y Geografía.

El área de Ciencias abarca Matemáticas, Bilogía, Estadística, Física y Química. Las Ciencias de la Salud, que es otra área, presenta exámenes sobre las mismas asignaturas, pero puede variar el contenido de la prueba. Para Ciencias jurídicas y sociales, los exámenes versan sobre Economía, Estadística, Historia, Geografía y Matemáticas. En el área de Arquitectura e Ingeniería los exámenes se harán sobre Economía, Matemáticas, Dibujo Técnico, Física y Química.

La nota final de la prueba es la nota media de todos los exámenes. Aprobar esta prueba da derecho a acceder a cualquier universidad del Estado español. Si bien, como sucede con la E.B.A.U., las facultades y universidades pueden poner números clausus para cada carrera.

En Cataluña, por ejemplo, tienen prioridad los alumnos examinados en esa Comunidad Autónoma que hayan aprobado el examen del área concordante relativa a la carrera universitaria; es decir, para cursar Derecho por la Universidad de Barcelona, tienen preferencia los alumnos que hayan aprobado el examen de ciencias jurídicas y sociales en Cataluña. Después van los alumnos que hayan aprobado el examen de área concordante en cualquier otra parte de España; y por último, si quedan plazas libres, se aceptarán los estudiantes con opción no concordante, con independencia del lugar en el que se haya examinado.

La UNED, la opción más elegida.

Entre los estudiantes mayores de 25 años que están trabajando y se matriculan en la universidad, la UNED (Universidad Nacional de Educación a Distancia) es la universidad más elegida.

Se trata de una universidad pública de ámbito nacional con una organización descentralizada que lleva operando desde 1972. Esta universidad ha hecho de la educación a distancia su seña de identidad. Con libros que se envían por correo a los alumnos, clases en video y por streaming, un servicio de tutorías flexible y un sistema de exámenes, que hasta hace poco eran presenciales, en las diferentes instalaciones que tienen repartidas por la geografía nacional.

En una entrevista que le hicieron en el periódico La Tribuna de Guadalajara a Lorena Jiménez, directora de la UNED en esa provincia, destacó que en los últimos 10 años se titularon 30.000 estudiantes con ellos. Y que solo en esa provincia, cada año se matriculan unos 2.200 estudiantes nuevos.

La UNED siempre ha sido la opción más adecuada para aquellos alumnos que continuaban trabajando y querían sacarse una carrera universitaria. Lorena indica que el perfil del alumnado ha cambiado en los últimos años, y que a estos, se añaden personas que, por estilo de vida o circunstancias personales, desean continuar los estudios en cualquier lugar del mundo en el que se encuentren. Aunque cambien de residencia con cierta frecuencia.

La UNED ha sido innovadora en incluir los exámenes online en los primeros años de algunas carreras y en introducir micro-grados que permiten titularse en un conocimiento especializado sin necesidad de cursar una carrera completa.

Tips para estudiar en la universidad después de los 25 años.  

Muchos de los alumnos que se matriculan en la universidad rondando la treintena tienen que volver a coger hábitos de estudio, después de haberse tirado una temporada larga sin llevar esa práctica. Nadie pone en duda su capacidad intelectual, pero ponerse a estudiar de nuevo requiere un esfuerzo. Estos son algunos consejos a tener en cuenta:

  1. Confía en tus propias posibilidades. La voluntad por sacarte la carrera es el motor principal para que termines los estudios, en unas condiciones, que puede que no sean las más propicias.
  2. Deshazte de los prejuicios. Es normal que te aborden dudas sobre que no es la edad adecuada para estudiar, que ya eres muy mayor, que lo que estás estudiando no sirve para nada. Puede ser que hasta las escuches de tu entorno. Es importante que las alejes lo antes posible de tu mente y te enfoques en el objetivo que te has propuesto.
  3. Planifícate el tiempo. Eres una persona adulta con responsabilidades profesionales y familiares. Sabes el tiempo que tienes disponible. Planifícate un tiempo para estudiar que sepas que lo puedes llevar adelante. Que sea materialmente posible. No tienes que forzar la máquina, ni estresarte. Lo bueno de tu situación es que no tienes la urgencia de sacarte la carrera en poco tiempo. Tienes la vida resuelta a un nivel. No dependes de tener la titulación en 3 o 5 años.
  4. Sé constante. Una vez planificado el tiempo de estudio, sé persistente en aplicarlo. No vaciles ante las dificultades. Una carrera universitaria es una carrera de fondo y lo importante es mantener el ritmo de estudio que te has fijado.
  5. Aprovecha los medios que se ponen a tu disposición. Utiliza las tutorías, los e-mails a los profesores, las clases en streaming, etc. No titubees a la hora de formular cualquier duda que te surja durante el estudio, te ayudará a continuar avanzando.

Nunca es tarde para estudiar en la universidad.

Mas comentados

No te detengas aquí

Más para explorar

El color de una vivienda, imprescindible para que sus propietarios se encuentren cómodos

Teniendo en cuenta que la vivienda es una de las grandes propiedades de las personas, nos parece lógico y evidente que todos y todas queramos sacarle el máximo partido haciendo que destaquen y que se conviertan en lugares que hablen de nosotros a la perfección. Pintar es una de las mejores alternativas para ello y una de las que está siendo más utilizadas, según nos cuentan desde Decolor, una entidad especializada en todo lo que tiene que ver con la provisión de pinturas para diferentes superficies. El color preferido para los españoles en los últimos años, por cierto, es el verde claro.